Historias pintadas

El historiador Ernst Gombrich decía que el equilibrio entre subjetividad y objetividad es fundamental para la apreciación artística. «La búsqueda de una actuación objetivamente correcta puede conducir a una conclusión mortalmente mecánica», escribió. «Sería una conclusión desprovista de significado, al igual que un exceso de subjetividad puede borrar la creación a la que pretende servir». Por eso también es importante la intuición, esa capacidad oculta que, aliñada con ciertas implicaciones, nos hace emocionarnos sin razón aparente. Sin misterio no hay arte. Las creaciones más puras son aquellas que mantiene intacta su espontaneidad, como los dibujos infantiles. Así, algunos autores 'maduros' son capaces de mantener vivas sus nostalgias adultas sin perder los ecos de esa etapa feliz donde todo llevaba el cuño de lo ingenuo. Pedro Fano es uno de ellos." 

Texto de Ángel Antonio Rodríguez /  Foto de Pablo Nosti


Un pequeño extracto del reportaje publicado en El Comercio este sábado pasado. Para leerlo completo haz click aquí

Réquiem por Caravaggio

Antes de ayer se nos murió Caravaggio. Nada que ver con el genio del Renacimiento, si no con uno de nuestros dos peces de colores. Apareció fuera de la pecera con indicios de haber dado un gran salto. 
No sabemos si ha sido un intento de fuga o un suicidio bien planeado. Ahora Lobezno (su ex compañero) campa a sus anchas por la pecera y no puedo evitar preguntarme si habrá tenido algo que ver.




Acuarela. 21 x 30 cms. 2011.